Retomando mi lectura

23Oct11

Sigo avanzando en este libro impresionante llamado “Matrimonio a prueba de divorcio”, y no cabe duda que Dios lo está usando para edificarme demasiado.  Nadie nos enseño, ya lo he dicho antes, ni en la escuela o cole, ni en la casa, ni en la calle a ser buenos esposos, a llevar bien un matrimonio. Definitivamente eso se va aprendiendo en el día a día, ya en el camino, ya en la casa con el conyugue, ya montados en el macho como dirían acá en Guatemala.

Yo no he cumplido ni siquiera 3 años de casada y siento que he crecido mucho en mi matrimonio en este último año, y creo que todo lo que he aprendido en estos meses es la clave para que estos 3 años sean multiplicados por la eternidad. Después de todo, al casarme prometí ser esposa hasta que la muerte nos separe… Y acá podría entrar a un tema bastante verdadero, porque así como hay muerte espiritual en las personas, hay matrimonios espiritualmente muertos donde los esposos viven porque tienen vida pero no están vivos espiritualmente, esos son los famosos matrimonios de papel. Mi esposo y yo hemos decidido tener un matrimonio de verdad, vivo, pero no porque estamos vivos físicamente sino porque Jesús esta en medio de nosotros guiándonos en el arduo camino de vivir un matrimonio limpio y sin mancha. Como el matrimonio de Jesucristo y la Iglesia, su Iglesia, nosotros.

Pero bueno, para entrar en materia, este libro que no hace más que respaldar el matrimonio modelo que encontramos en la Biblia, me ayuda a entender lo que en verdad encierra el amor matrimonial, ya que como ya hemos visto en los anteriores post que he escrito de este libro para alcanzar este amor en un punto máximo debemos de conjugar muchas clases de amor. En estos últimos días he aprendido mucho del amor servicial, y pues este amor ejemplificado podemos verlo nada más y nada menos que en Jesús, el vino a servirnos, a servir a sus discípulos, a servir a todos  y si reiteramos que el matrimonio debe ser como la relación de Jesucristo y su Iglesia, entonces concluimos que la relación de los conyugues es de servicio, WOW!, y muchos que vivimos de la fé pensábamos que servíamos a Dios solo en la Iglesia, o solo en alguna campaña evangelistica??? Que equivocados!  Servimos desde que nos levantamos y elogiamos a nuestro conyugue por todo lo que hace por nosotros, desde que le agradecemos el esfuerzo que hace por aguantarnos, desde los favores que nos hace para sacarnos de una carga, desde llevarle una rica comida (su favorita), simplemente eso, SERVIRLO.

En serio quiero seguir escribiendo tantas cosas, pero quiero organizar bien mis ideas. Así que les prometo darle continuación a este post el lunes mismo. Les escribiré acerca del concepto de matrimonio 50/50 y del matrimonio 100/100, se quedaran perplejos al igual que yo.

Espero haber dejado una semilla de reflexión en mis amigas y amigos casados, y para los que no lo están, una semilla de reflexión y preparación para cuando les llegue la hora de unir sus vidas a otra persona, y asi sea para siempre.

Fuente fotográfica: Hey Gorgeous.

Anuncios


No Responses Yet to “Retomando mi lectura”

  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: