Fundamentos

07Jun11

Por lo poco que me he dado a conocer a través de este blog, en donde no hago mas que publicar cosas que hago, comida que preparo, lugares a los que voy, paginas que me gustan, y artículos que encuentro de vez en cuando que me parecen muy interesantes nunca he escrito mucho al respecto de mi vida personal. Bueno pues esta no será la excepción, la verdad es que no busco sorprenderlos con una redacción magnifica o un uso de las palabras perfecto, el post de hoy lo dedicare a algo que he descubierto. Pero para contarles eso primero debo contar a que dedico las mañanas de mis días martes.

Bueno, los días martes me levanto muy temprano, me arreglo, arreglo a mi hijita, desayunamos, y a las 8:15 a.m. nos disponemos a salir a una pequeña reunión, a la que asistimos junto a varias mujeres, madres y no madres, solteras y casadas, trabajadoras y amas de casa, profesionales y no profesionales, guatemaltecas y extranjeras, bilingües y no bilingües, morenas y blancas, etc. Pero en algo que nos parecemos TODAS, porque eso si que todas los poseemos, es que somos mujeres humanas, como cualquier otra, llenas de defectos y virtudes, pero que nos hemos dispuesto a cambiar, a crecer internamente, a apoyarnos fraternalmente, y a ser buenas esposas y madres basándonos en los mejores FUNDAMENTOS.

Ahora bien, acá entramos a la pregunta que te podrías hacer cuando leas esto, ¿Cuáles son tus fundamentos? O ¿De qué fundamentos me estás hablando?, o ¿Y no cada quien tiene sus propios fundamentos?, o ¿Y los fundamentos que me enseño mi mama y mi papa y mis abuelitos que los hago, si con esos crecí?, o “Yo tengo mis fundamentos y nada ni nadie me los va a cambiar!”. Si te estás haciendo una de estas preguntas vamos muy bien, porque entonces ya tengo tu interés en este pequeño texto. Yo como tú y como todos, crecí con una escala de principios y valores que fueron mis fundamentos, si eran buenos o malos, no lo sabía, no lo diferenciaba, solo sabían que eran míos y que los debía de seguir y cumplir. Pero hay un momento, ya sea en la adolescencia o la juventud o antes, en que empiezas a cuestionar todas esas bases, ya sea por incertidumbre, curiosidad o rebeldía. Cuando yo entre a esta etapa de cuestionamiento lo hice por la ultima, es decir, la rebeldía, yo no hacía caso de nada ni nadie, yo podía crear mis propios fundamentos, y conforme fui madurando fui sintiendo que mis propios fundamentos no me estaban llevando muy lejos, pero mis antiguos fundamentos (los de mis padres), tampoco me hacían un click, es decir, no sentía que me iban a llevar muy lejos tampoco, y lo peor era pensar que si seguía estos iba a terminar como ellos. Yo quería ser diferente.

Eso de marcar una diferencia me llevo a hacerme in piercing, teñirme el pelo fucsia después de cortármelo de un centímetro de largo contando a partir de mi cuero cabelludo, fumar, beber, estar a punto de tatuarme, y en fin, ¿esa era la diferencia que buscaba? La respuesta es NO. Por lo cual a donde fuera, a quien siguiera, y cualquier cosa que hacía no me dejaba nada más que un vacio, que nada llenaba. Algunas veces pensaba que eso se acababa con el matrimonio y tener hijos, porque “eso si te tiene que llenar”, pero que lejos estaba de la realidad. O a veces pensaba que tener mi profesión y mucho dinero iba a llenar mi existencia, que lejos estaba de pensar que eso solo te llena de bienes y cosas materiales pero no por dentro.

Hoy por hoy, mis fundamentos han cambiado demasiado, no me apoyo de lo que me enseño mi papa, mi mama, mi abuelita, el sacerdote, el pastor, el vecino, mi hermana, el programa de radio o de TV, la conferencia a la que asistí hace un año, mi propia carrera profesional, el libro de Steven Covey, y en fin, mil cosas podría mencionar con las que he tenido contacto y han podido dejar un fundamento en mi. No me apoyo de nada de eso. Entonces ahora tu pregunta debiera ser ¿Y entonces de que, porque de algo debe de ser? Bueno, pues hemos encontrado entre todas de que hay un libro que no contiene solo historias, como muchos piensan, o solo mensajitos que nos hacen sentir de vez en cuando, o como yo pensaba, que era uno de esos libros que solo unas personas muy buenas pueden leer, y que cuando sea el fin del mundo, algo de lo que allí dice va a pasar, eso pensaba yo. Y no hablo más que de la Biblia. Hemos encontrado entre mujeres que si que es un manual de vida lleno de fundamentos vivos, y aplicables en todas las áreas de nuestras vidas. Nos capacita a ser buenas madres, buenas esposas, buenas amigas, nos enseña a enseñarles a nuestros hijos buenos principios y valores, a darles de comer la comida correcta, a dedicarles a nuestros esposos lo mejor de nosotras, tenerles paciencia, a ser diligentes en nuestros trabajos, en nuestros estudios ser disciplinadas y disciplinar a nuestros hijos en amor. Así como también es un espejo que nos confronta para sacarnos del error diario de lidiar con la justificación de nuestra propia opinión para seguir guiándonos a nosotras mismas y no querer ser guiadas.

En fin, hemos encontrado un manual de vida, que no nos hace perfectas, pero si que nos hace crecer al debatir palabra por palabra lo que leemos, para entender lo que la palabra quiere decir, y lo más lindo es que todas compartimos que nos cuesta hacer, cambiar o simplemente no hacer. La hora de la refa no negare que es emocionante, siempre es deliciosa, pero me encanta que cada martes más que salir llena de comida salgo llena de un buen consejo, de una gran enseñanza, del cariño de grandes amigas, de tareas por hacer, y de ganas de seguir leyendo por mi cuenta para seguir descubriendo lo que cada palabra de la palabra quiere decir. Estos sí que son fundamentos, a estos si no tengo nada que debatirles, y son tan lógicos, que se que si los echo a la basura y no los aplico a mi diario vivir lo lamentare.

Lo mejor de todo esto, y que creo que todas estamos agradecidas, es que no hay edad para aprender estos fundamentos, es decir, jamás es tarde para empezar, a ser guiada por ellos, y el beneficio de su aplicación es invaluable. Me siento más segura en todo, es como cuando vas a la audiencia sin código, así me sentía antes, ahora tengo un código no solo para las audiencias, sino que lo tengo todo el tiempo, que mas seguridad que esa?

Y tú, cual es la historia de tus fundamentos?

Diana (muy bien fundamentada el día de hoy)

Anuncios


One Response to “Fundamentos”


  1. 1 Un post no muy usual « Dianatanchez's Blog

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: